miércoles, 18 de diciembre de 2013

mandarina, dos años malviviendo en la calle.. tras el abandono, nadie, nadie le dio la minima oportunidad.. BCN

por Marivel Alvarez, quien le dio la oportunidad...

Yayo nos ha dejado.
La historia de Yayo es simple, frecuente y al mismo tiempo desgarradora. Fue abandonado un día por su “familia”. Malvivió en la calle sin que a nadie le importase lo suficiente como para volver a darle un hogar, que era todo lo que él pedía con insistencia. Enfermó de gravedad, hasta convertirse en un esqueleto andante. Las personas que lo veían a diario se desentendieron, pero se las arreglaron para que otra persona les sacase las castañas del fuego. Yayo fue sacado (por fin) de la calle, esterilizado, y se le buscó un hogar donde pudiese pasar sus últimos años de vida. Así fue como llegó a mi casa.
Sin embargo, Yayo (los gatos en la calle NO están bien) venía tocado de muerte. A pesar de mis intentos por darle un hogar, calor, cuidados y amor, se me ha ido.
Se fue deteriorando a una velocidad increíble. Y por mucho que me empeñase, su cuerpecito ya no podía aguantar más. Increíble lo rápido que se puede pasar de la vida a la muerte. Yo estuve a su lado en sus últimos momentos y pude ver el instante preciso en que sus pulmones dejaron de respirar. Un segundo y todo había acabado
No voy a hacer una declaración de amor hacia un animal que me ha dejado rota de tristeza y de rabia. La podría hacer, porque Yayo era un ser único, dulce, cariñoso y se la merece más que nadie.
Pero mi intención es otra: quiero usar esta despedida para maldecir a los excrementos con piernas que lo abandonaron. También a las cerebros secos que viéndolo en ese estado no hicieron nada, aparte de pasarle ”el marrón” a otra persona. Y a todas las personas que piensan que era sólo un gato y que qué más da. Que os den. Que os den a todos.
Adiós Yayito, te echaremos de menos.

YAYO MANDARINA ESTA EN NUESTROS CORAZONES, Y MARIVEL, TU TAMBIEN, MIL GRACIAS....
el equipo GD Gats

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada